collage

collage

miércoles, 20 de septiembre de 2017

PATA DE GALLO, CUADRANDO TENDENCIAS



Aunque no lo creáis he vuelto a encontrar una talla XL en ZARA. Si la pasada semana hablábamos de ese reducto marginal que son las secciones para señoras gordas, esta semana volvemos a preguntarnos donde están las tallas XXL que marcan las etiquetas y que jamás encuentras en tienda. Todo un clásico.


Por supuesto que es una magnífica noticia que existan prendas de las colecciones que puedes encontrar con tu talla, pero ¿cuántas piezas confeccionan? ¿Seis? Es obvio que esas prendas existen, pero ¿Dónde? ¿En Zambia? Vayamos más allá: Dentro de una misma marca, ¿existen tiendas localizadas en lugares concretos que están más enfocadas a la talla grande que otros locales de la misma firma?  
¿Hay ciudades con más señoras plus size que otras, o es una cuestión aleatoria? Lo cierto es que existen varias tiendas de la misma marca en mi zona en las que sé, con absoluta seguridad, que JAMÁS voy a encontrar la XL. Del mismo modo, hay otras en las que tengo alguna posibilidad... Aunque no nos volvamos locas: la probabilidad de conseguirlo es de 1 sobre 100.  Sí amigas, “La leyenda de la chica de la curva” ha dejado de ser una historia en la que una señora se te aparecía cuando ibas en coche camino de Burgos para convertirse en una leyenda en la que una chica entra en una tienda y encuentra la talla que figura en la etiqueta.
Pero no nos flagelemos más, porque como adelantaba, esta semana traigo buenas noticias, he encontrado algo que resulta chic y no es un saco con estampado del siglo XII. Pero que no os engañe el efecto óptico “muaré” conseguido por mi cámara, no se trata de un estampado interestelar:  Es un baby doll con cuadros pata de gallo, tendencia estrella de la temporada.
No es que el vestido sea una revolución en el mundo del diseño, pero si tiene unas mangas con volumen que lo hacen bastante especial.  Y existe hasta la talla XXL… ¡Uy, perdón! ¡Qué ya se ha agotado! Parece que hay mucha mujer con sobrepeso suelta por el mundo…  Y poco volumen de producción.



Por cierto, las gafas son de PRIMARK y me costaron 1'50 euros. Soy de naturaleza inocente y confiada.

Espero que os haya gustado y podáis encontrarlo en tienda, en la web ZARA, lo tenéis hasta la XL.  Y la próxima semana abordaremos la cuestión: “¿Puedo estar trendy esta temporada sin gastarme un dólar? Hasta entonces, nos vemos en mi IG @idoiabilbao y en la cuenta (confieso cada día más abandonada) de @21.buttons. ¡Hasta pronto!


martes, 12 de septiembre de 2017

NO ES PAÍS PARA GORDAS


El post de hoy no está dedicado a mostrar nuevos diseños, últimas adquisiciones o propuestas de temporada. El post de hoy habla de lo impotente que se siente una cuando va de compras a un centro comercial, entra en una tienda,  llega a la sección de tallas grandes y se encuentra con un gulag de la estepa siberiana.


Una especie de  rincón apartado, inmensamente frío y con fuertes aromas a rancio... Sí, un lugar que lo último que transmite es entusiasmo. 

                    

Y mientras la nueva temporada aterriza en las tiendas llenando sus perchas de terciopelos, flores barrocas de colores otoñales, cuadros ingleses, topos, bordados, flecos, transparencias, peluches y volantes... De maravillosos kimonos y pijamas que no son pijamas, de bodys con estampados eléctricos, de tejidos combinados y parkas explosivas... Mientras sucede esto, en ese lugar inhóspito que es la zona XL, la ropa se muestra gris, lánguida, sin gracia... Tan básica que adormece. En la cárcel de Alcatraz había más alegría que en ese reducto marginal.

                   

En tu periplo, entras en varios comercios, buscas tu talla sin éxito, encuentras la sección plus size... Y una vez más, compruebas que con una 48 resulta imposible comprar ropa en un centro comercial a precios asequibles. A no ser que quieras moda para hacer la limpieza general de tu trastero.


Pero siempre me ocurre lo mismo, salgo de tiendas, como si aún no me hubiera acostumbrado al desierto. A ese lenguaje subliminal que transmite la sección de tallas grandes y que temporada a temporada me recuerda que soy gorda y que no tengo derecho a esas tendencias que salen en las portadas del VOGUE... Que me tengo que conformar con los básicos, la viscosa, el algodón con mezcla, los colores de perfil bajo y los estampados para nonagenarias marchosas.

             

Pero insistes, sigues buscando ropa. Sigues buscando ropa en una aventura que ni Calleja cruzando a nado el Orinoco con un cocodrilo a hombros. Hasta que encuentras algo que te gusta, que tiene color, vida... y que NO hay tu talla aunque lo ponga en la etiqueta. Sí, es la famosa XL fantasma, esa talla que tiene más leyenda que la chica de la curva... Definitivamente, solo nos quedan las firmas específicas... Aunque los diseñadores de muchas de estas marcas se empeñen en que a una gorda le queda superbien una falda de tablas, porque nunca han vivido en sus propias carnes lo que es usar una talla 52. Ni tan solo una 40.

             

Acaba la empresa. El evento ha sido un completo fracaso... pero para no regresar al hogar con  amargura existencial... Terminas comprando ese jersey de cisne que por lo menos no parece la sudadera del enterrador de Wichita.



Y de nuevo vuelves a caer en el manido, reiterativo y aburrido debate de las tallas en el que juro no caer cada 3 meses. Y regresan esas preguntas sin respuesta: ¿Por qué las firmas más accesibles no pueden hacer una selección de la colección de temporada en tallas grandes? ¿Por que crean esas cápsulas para señoras con sobrepeso que parecen haber sido diseñadas por Norman Bates? Aunque confieso que mis preguntas han dejado de ser cuestiones reivindicativas: a estas alturas, juro por mis pestañas que es pura curiosidad. ¿Será que este no es país para gordas? Va a ser eso.


martes, 5 de septiembre de 2017

SEPTIEMBRE, EL MES DE LAS FLORES CON PARABITA


No sé si os ha ocurrido en alguna ocasión, pero existen prendas que son mágicas. Parece que tuvieran alma... Eso es lo que me ocurrió al ver este mono con chaleco de muselina de la firma especializada en tallas grandes Parabita ... Con lo difícil que es encontrar moda plus size, siempre resulta reconfortante descubrir tiendas que crean tallaje para nosotras...

                         

Como este dos piezas que me cautivó: mono negro y blusa/kimono de muselina estampada... La combinación perfecta. ¿Queréis encontrar vuestra talla? Entonces pinchad en este enlace: PARABITA.

                         

Me encanta llevarlo cerrado con el cinturón...

                        

... y suelto a modo de kimono maxi chaleco. ¿Quién dijo que el otoño no es la estación de las flores?

                         

En esta tienda online las mujeres podemos encontrar una gran variedad de tallas: desde 42 hasta la 56. En su web  PARABITA podréis conocer más propuestas para la nueva temporada.

                          


Vestidos, blusas, chaquetas, faldas... Y su nueva colección DENIM con pantalones especiales de corte recto que definen la silueta, en el enlace tenéis una gran variedad de modelos. Como los de su colección business diseñada para el trabajo, con prendas cómodas para el día a día: descubre sus propuestas en este enlace: OFFICE WEAR. Y para las mujeres más deportistas, PARABITA presenta la colección ACTIVEWEAR. La mejor ropa urban para ponerse en marcha.  



Pues sí, PARABITA es una firma con estilos diferentes, para todos los gustos... ¿Cuál es el tuyo? ¿Sofisticado? ¿Urbano y cosmopolita? ¿Todo terreno?...






Definitivamente septiembre ha llegado, pero repleto de flores frescas y tendencias tamaño XXL... Os espero en mi Instagram @idoiabilbao o en mi cuenta de @21.buttons ¡Hasta pronto!